Blogia
lomioestuyo, yo no

como los pies del señor

“Cuando estaremos,
Mi vida ,
Como los pies del Señor
El uno encima del otro
Y un clavito entre los dos...”

Es Astrid Hadad en el Patio del Conde Duque.
Nos agradecía haber pasado del calor,
Del fútbol, del Orgullo Gay,
Por acudir a su concierto...

“¡¡Bienvenidos Cabrones!!
(gritó fuerte nada mas pisar el escenario)
Y sepan ustedes que en mi tierra
Venirse quiere decir correrse,
Así que sean ustedes muy bienvenidos
Y disfrútenlo...”

Estaba hace veinte días en el hospital,
Y parecía que iba para largo

Entonces llega Miguel con literatura,
Un lector de compacts y algunos CDS,
Uno de ellos una copia de un CD de Astrid Hadad,

Cuando lo oigo,
Me parece muy bueno,
-¿Quién es, Miguel?
-Me lo regalaron en Santo Domingo,
Me dijeron que es
Muy apreciada por los intelectuales en su país,
Algo así como la Martirio mejicana

Apreciaciones latinas- pensé-
A mi me parecía mucho más

Pero enseguida me acordé de ella
Acabándose la década de los 80
Actuó en la Casa de las Américas
Y ocupó espacios muy visibles , por ser ella como es,
en los suplementos culturales de los periódicos del país

Después el silencio

-Cuando te pongas bien,
Iremos a verla ,
Actúa en el Patio del Conde Duque,
Me dice Miguel

Con Miguel no pudo ser,
En la fecha estaba fuera de Madrid.
Asi que,
Me busco compañía y voy.

Maria Martín está haciendo el video del concierto,
Y me quiere hacer alguna pregunta,
Yo se lo agradezco pero prefiero no salir.

El concierto nos muestra una cantante ya madura,
Con la energía de una chica de diecisiete,
Que cambia de vestido-disfraz
En casi cada canción

Y las separa con versillos
O comentarios irónicos sobre la actualidad
Que tienen la habilidad
De parecer casi perfectos
Y que te partas de risa.
Según avanza su voz parece que se va a romper

“Soy una cantante del tercer mundo
Y por lo tanto súper explotada...
...una cantante sin voz,
Pero con mucho corazón,
(y aplaudíamos a rabiar
Así que ella no quería,
No podía parar de cantar)

Esta es mi primera salida,
Aun convaleciente,
Y me encuentro feliz
Porque no siento cansancio.

“...Con esto nos vamos a despedir
Y recuerden lo que decía Renato Deluc,
Gran poeta mejicano:

No llores Llorona,
Porque el llanto afea
Y el que mucho llora
Muy escaso mea..."
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres